Ciencia: proyecto para convertir en electricidad el calor residual que “tiran” las empresas

Charlamos con el investigador del CIESOL Guillermo Zaragoza

Un proyecto innovador en el que participa la Universidad de Almería a través del CIESOL, el centro mixto entre el CIEMAT (Plataforma Solar de Almería) y la UAL , se centra en nuevas formas para producir electricidad y mejorar la sostenibilidad de las empresas que generan calor entre 50 y 100 grados

http://www.red-heat-to-power.eu/

Europa está financiando principalmente, a través del programa denominado Horizonte 2020, la innovación: la aplicación en la empresa y en la sociedad en general del conocimiento que se ha generado en el viejo continente durante las últimas décadas. El proyecto RED Heat to Power, en el que participa el CIESOL, centro mixto de investigación formado por la Universidad de Almería y la Plataforma Solar de Almería, (PSA), dependiente del CIEMAT, es “una rara avis”, cuenta Guillermo Zaragoza, del departamento de desalación solar de la Plataforma, “porque hay innovación pero también una parte muy importante de investigación”. Al tratarse de energías emergentes, la UE da cabida a estas investigaciones. “Es una investigación volcada en la aplicación práctica, sino no se financiaría”, matiza el investigador. “Su puesta en marcha se hará o no, pero desde luego no por falta de tecnología”.

¿Y en qué consiste? Producir energía eléctrica con calor a bajas temperaturas, de menos de 100 grados, es el objetivo de este proyecto. “Se trata de recuperar el calor residual que se genera en muchas industrias para producir electricidad”, explica Zaragoza. Para ello, la generación de electricidad se llevaría a cabo utilizando un dispositivo de electrodiálisis inversa: “se parte de un proyecto anterior, donde ya demostramos este dispositivo, utilizando agua de mar y agua de mar concentrada, por ejemplo salmuera de una desaladora”. El paso siguiente, el que se plantea en este proyecto, recién aprobado por la Unión Europea, es “mejorar este proceso de electrodiálisis inversa utilizando otro tipo de sales: hemos visto que se mejora mucho, y hacerlo en un circuito cerrado”. Al tratarse de un circuito cerrado, detalla Guillermo Zaragoza, “hay que regenerar las sales para devolverles la concentración original que pierden durante el proceso y para ello hace falta calor a bajas temperaturas”. Y así se cierra el círculo de esta investigación, “aunque se abrirán distintas vías, algunas como la osmosis directa que todavía no están dando tan buenos resultados, pero que veremos a donde nos puede llevar”.
Se trata de ofrecer una alternativa para aquellas industrias que generan calor residual y que puedan convertirlo en electricidad. “Son muchas”, nos cuenta el investigador de departamento de desalación solar de la PSA, “y es un calor que se pierde, que les cuesta dinero porque a veces tienen que enfriar consumiendo agua e incluso electricidad, y lo que nosotros ofrecemos es darle valor”.

Este proyecto, coordinado por WIP, una entidad alemana dedicada a la consultoría energética, reúne a los principales expertos europeos y empresas en este sector, complementándose entre sí en términos de conocimientos, experiencia y campo de actividad. Así, junto al centro de investigación de la Universidad de Almería, el CIESOL y la Plataforma Solar de Almería, participan las universidades de Palermo, Edimburgo y la Politécnica de Cataluña y las empresas FUJIFILM y REDSTACK.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *