“Me preguntaba hacia dónde van las nubes”

No está en las nubes, ni mucho menos, sino que estudia sus movimientos. La predicción de la nubosidad y de la radiación solar permite optimizar la producción en las plantas solares. El grupo de investigación Recursos Energéticos Solares, Climatología y Física de la Atmósfera de la Universidad de Almería trabaja en colaboración con empresas del sector para la mejora de sus estrategias de funcionamiento. Charlamos con el investigador Joaquín Alonso Montesinos, ingeniero informático, doctor, por la Universidad de Almería.

Anticiparse al movimiento de las nubes y a la intensidad el sol

La Universidad de Almería cuenta con un centro de investigación de la energía solar, el CIESOL, donde hay una estación meteorológica con diversos sensores de temperatura, sensores de radiación, imágenes de satélite y cámaras de cielo. “Mediante la combinación de esta tecnología estudiamos el movimiento de las nubes para conocer por donde se moverán en el futuro”, explica el investigador Joaquín Alonso Montesinos. El resultado de esta investigación es una metodología propia para predecir el movimiento de las nubes a corto plazo.
El objetivo, destaca este joven investigador de 27 años, “es optimizar la generación de electricidad en plantas solares y poder así mejorar el uso de las energías renovables frente a los sistemas de generación de electricidad tradicionales”.
Pioneros en colaboración con la primera planta termosolar de torre central que ha conseguido, a nivel mundial, producir electricidad 24 horas al día, reconocen la gran utilidad de estos ‘descubrimientos’ que permiten que los operarios de la planta solar tengan “información para adecuar el modo de producción de la planta solar a las condiciones meteorológicas”, afirma el doctor Alonso-Montesinos, “puesto que el funcionamiento de las plantas es muy complejo”. “El material de estas instalaciones es muy sensible y, al mismo tiempo está sometido a cambios de temperatura que pueden ser bruscos, por ello si sabemos que de aquí a 10 minutos o a tres horas el cielo se va a nublar, podemos evitar someter a estrés térmico estos elementos tan delicados de la planta, anticipándonos a dar las soluciones oportunas sin perder productividad”.
El trabajo de este investigador, perteneciente al grupo de la UAL Recursos Energéticos Solares, Climatología y Física de la Atmósfera, liderado por el profesor Francisco Javier Batlles Garrido, consiste en el tratamiento de imágenes, procesamiento de grandes volúmenes de datos y estudios atmosféricos, con la participación en diferentes proyectos nacionales y contratos con empresas.
Actualmente este investigador está centrado en la predicción de la radiación solar a través de un nuevo proyecto aprobado recientemente por el Ministerio de Economía y Competitividad. “Comenzamos estudiando la predicción a corto plazo de la nubosidad y ahora nos han aprobado un nuevo proyecto para ampliar nuestro trabajo a la predicción de la radiación solar”. “Se trata”, aclara Joaquín Alonso Montesinos, “de una investigación que ya iniciamos en mi tesis doctoral que se presentó hace un año ahora, y que ampliamos con un nuevo objetivo: tratar de cuantificar la radiación que se pierde entre los espejos o heliostatos de una planta solar, y el receptor de la torre central, para tener un modelo más preciso de predicción de radiación solar”.